T. 967 490 722 info@lens-sport.com
Envíos gratuitos a partir de 99 € Devolución 15 días Pruébate las gafas en casa
All
ESPECIALISTAS EN
 GAFAS DEPORTIVAS GRADUADAS Y SIN GRADUAR

En la anterior entrega desgranamos algunos de los mitos que rodean a la salud ocular. Entre ellos descubrimos si la zanahoria es buena para la vista o qué ocurre si leemos a oscuras. En este artículo tratamos de dar respuesta a ocho nuevos mitos que rodean a la salud de los ojos.

 

“Si necesitas gafas es porque tus ojos no están saludables.”

Se dice que si necesitas gafas es porque tus ojos no están saludables. Y no es cierta esa afirmación. Se necesitan las gafas cuando hay un defecto refractivo que debe ser corregido para realizar las tareas diarias adecuadamente, pero ya está, no hay una patología detrás de ello.

“Si usas tus ojos demasiado, se desgastan.”

Esto no es cierto. Los ojos no son como los zapatos, cuanto más los usamos más se desgastan. Los ojos, por el contrario, son para ver y mirar, ¡no se desgastan, úsalos cuanto quieras!

“Sólo es necesario hacerse revisión de la vista si tienes problemas de visión.”

¡Esto es un error! Todas las personas deben hacerse un examen de la vista al menos una vez por año, aunque no tengan síntomas.

Se dice de forma errónea que no hace falta hacerse un examen de los ojos hasta que se cumplan 40 o 50 años. Si bien los ojos corren más riesgo de desarrollar problemas a medida que envejecemos, las enfermedades de los ojos pueden ocurrir en cualquier momento.

 “Echarse gotas de limón blanquea los ojos.”

Sobre la parte blanca del ojo, que se llama esclera, hay una capa transparente llena de vasos sanguíneos denominada conjuntiva. El ojo se ve rojo cuando esta área se irrita por algún motivo, entre ellas alergias o infecciones. Debido al ph tan ácido del limón, si aplicamos gotas de éste en el ojo se puede agravar el problema.

“Frotarse los ojos desprende la retina.”

Se trata de otra falsa creencia aunque frotarse los ojos puede provocar una patología corneal.

El hecho de frotarse los ojos nada tiene que ver con la posibilidad de tener un desprendimiento de retina ya que ésta está muy bien protegida dentro del ojo y muy lejos de la parte externa del mismo.
Pero sí que está científicamente comprobado que el hecho de frotarse los ojos puede fácilmente desembocar en una deformidad en la córnea, que es la parte más externa del ojo, que se llama queratocono y altera muchísimo la visión. En el caso de estar en un estadio avanzado, esta patología puede terminar en un trasplante de córnea.

“Si te haces el bizco te puede dar un aire y quedarte así.”

Es una afirmación totalmente falsa. Los ojos tienen unos músculos extrínsecos que son los que permiten que el ojo tenga movimiento en diferentes direcciones. Si uno se hace el bizco lo puede simular por el funcionamiento de sus músculos, pudiendo volver a su posición natural cuando queremos. Este hecho, igualmente, dura unos segundos porque es antinatural y a los ojos les cuesta permanecer en esta situación forzada.

 “Se sabe si un bebé tiene problemas de visión cuando empiece a hablar.”

¡Todo lo contrario! Una de las primeras cosas que hará el pediatra, una vez nazca el bebé, es examinarle los ojos mediante  pruebas llamadas “objetivas”. Esto quiere decir que no necesita la colaboración ni las respuestas del paciente. Luego, durante los controles de rutina mensuales, el médico seguirá vigilando cómo se desarrolla la vista del bebé.
La revisión a tiempo de la salud visual en los niños es vital y se recomienda que todo recién nacido sea sometido a una revisión ocular, que en el primer año de vida se hagan chequeos periódicos, que un Optometrista Comportamental analice si el niño tiene integrados los reflejos primitivos que son fundamentales en el desarrollo del niño, que se mida la agudeza visual en los años preescolares, que se evalúe la capacidad visual al inicio del período escolar y que al menos, cada año, se realice un examen visual completo.
Hay muchos problemas de desarrollo que puede tener el niño que los padres y profesores atribuyen erróneamente a desconcentración o dificultades de aprendizaje.

“La enfermedad de los ojos más común es la miopía.”

Como un gran número de personas usa gafas o lentes de contacto, se podría pensar que no poder ver bien de lejos es un problema que afecta a la mayoría de la población. No es así. Hay una anomalía de los ojos de la que ninguno de nosotros nos vamos a librar: la presbicia. ¿Te suena si te hablo de lentes bifocales o de progresivos?
Ésta es una afección que aparece a partir de los 40 años en la cual el cristalino (lente interna del ojo) pierde la capacidad para enfocar los objetos que están cerca. El signo identificativo de que ha aparecido la presbicia es tener que alejar el papel o el objeto para poder leerlo nítidamente. 

967 490 722

L-V 10:00 a 14:00
17:00 a 20:30

ENVÍO GRATUITO

En pedidos superiores a 99€

DEVOLUCIÓN

15 días a partir de la fecha de entrega

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de pautas de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies