Visión y deporte

El deporte se ha convertido en un verdadero fenómeno social. Esta realidad ha cautivado el interés de diversas ciencias con el objetivo de ayudar a conseguir cotas más elevadas de rendimiento, enfocadas a ofrecer un espectáculo de mayor calidad. Este es el caso de la medicina deportiva, la física, en su aplicación a la biomecánica, la psicología, y más recientemente, la optometría deportiva. Y es que de entre todos los elementos que rodean la práctica deportiva, la visión juega un papel fundamental. Los expertos consideran que más del 80% de la información sensorial que recibimos es de origen visual, y que la mayor parte de las respuestas en el deporte son una réplica a estímulos visuales originados en el juego.

Los especialistas en Optometría Deportiva tenemos como objetivo la optimización del sistema visual del deportista desarrollando actividades encaminadas a prevenir la patología y traumatismos con adecuada protección ocular, y a la preparación del jugador para mejorar su rendimiento deportivo por medio de un sistema de compensación óptica (gafas o lentes de contacto), y/o entrenamiento visual específico para su disciplina deportiva y el entorno donde se ésta se desarrolla.

Protección Ocular

Destacamos tres tipos de lesiones oculares originadas en la práctica deportiva, donde más adelante vamos a profundizar:

• Por la radiación solar.
• Por impacto y cuerpo extraño.
• Por agentes químicos.

La exposición prolongada a las radiaciones ultravioletas en la práctica de algunos deportes como el esquí, el alpinismo o la vela, pueden producir procesos como inflamaciones de la córnea y conjuntiva asociadas a lagrimeo, hipersensibilidad a la luz y dolor. Más adelante haremos una amplia exposición sobre este tema.

Con respecto al impacto mecánico sobre el ojo, debemos considerar desde pequeñas contusiones en los párpados hasta el estallido del globo ocular. Hay deportes que conllevan mayor riesgo de traumatismos como por ejemplo, el boxeo o los deportes de raqueta, especialmente el squash, donde el tamaño de la pelota es tal que encaja fatalmente en la cavidad orbital, con el agravante de que se desplaza a gran velocidad. El peligro potencial de sufrir accidentes oculares disminuye en deportes donde la pelota tiene mayores dimensiones y se mueve a menor velocidad.

Agentes químicos como el cloro utilizado en las piscinas pueden desencadenar procesos irritativos e infecciosos.

Por todo ello, se hace indispensable el uso de gafas de protección apropiadas para prevenir los riesgos que conllevan los distintos deportes.

Neutralización óptica con gafas deportivas y lentes de contacto

Una de las características más destacables de las gafas de protección ocular, es la posibilidad de incluir en ellas elementos para la neutralización óptica del deportista con cristales graduados. Con ello se asegura al jugador un uso más confortable de la gafa, dado que posibilita una mayor libertad de acción. Por otro lado, las lentes de contacto se consideran el mejor sistema óptico compensador en el deporte, dado que presentan un gran número de ventajas como: Proporcionar una imagen más similar a la del emétrope, apenas interferir en el campo periférico, permitir mayor libertad de movimiento, potenciar la seguridad y confianza en sí mismos de algunos deportistas, y procurar un cierto grado de protección ocular.

VISIÓN Y DEPORTE

Lluisa Quevedo i Junyent

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de pautas de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This