Muchos de los mensajes que recibo al pasar el verano y también al comenzar un nuevo año, son de personas que me piden motivarse y poder cumplir un reto deportivo que se proponen, o simplemente poder estar en mejor forma. Y es que son dos momentos que nos animan a marcarnos retos nuevos que siempre están vinculados a mejorar, a luchar por metas que a priori nos parecen complicadas.

Sin embargo, con el paso del tiempo son muchos los que desisten, los que por pereza, supuesta falta de tiempo o cansancio, lo dejan o directamente tiran la toalla. En el caso de cualquier deporte o reto deportivo, el componente psicológico juega un papel fundamental y entran en juego conceptos como la constancia o la fuerza de voluntad. Si tu objetivo es ponerte en forma, perder peso, definir, marcar abdominales o reducir el tiempo de tus carreras, éstas son algunas de las propuestas que pueden ayudarte mucho:

Con el paso del tiempo son muchos los que desisten, los que por pereza, supuesta falta de tiempo o cansancio, lo dejan o directamente tiran la toalla.

1.- Anota tus objetivos.

Tal vez sea por deformación profesional, pero: Lo que no se apunta, no existe. Es interesante que reflejes por escrito los objetivos y los guardes en la mesita de noche, en un corcho con una chincheta, en la nevera, en la cartera… Además, escribe por qué los quieres alcanzar. De esta forma, cuando las fuerzas flaqueen puedes volver a buscar el papel y darte cuenta de tus metas. Además, asume desde ya esta frase: “Si no estás dispuesto a hacer sacrificios por un sueño, a lo mejor es que no es tu sueño.

2.- Comparte tus metas.

Una buena forma de hacer deporte es en grupo o en pareja. No me refiero sólo a pareja sentimental. Entrenar con un amigo es lo más divertido, gratificante y eficaz que puedes vivir. No sólo porque pueda ayudarte según el deporte que realices sino por todo lo que vas a compartir. Por eso, trata de encontrar a alguien que comparta objetivos deportivos, la motivación mutua es una ayuda extraordinaria.

Si no estás dispuesto a hacer sacrificios por un sueño, a lo mejor es que no es tu sueño.

 3.- Sal de tu zona de confort.

Si deportivamente estás acostumbrado a algo, cámbialo. Si siempre haces lo mismo, ¿cómo quieres obtener distintos resultados? El deporte y en definitiva la vida, es evolucionar y mejorar de forma constante. En este caso, el componente psicológico es fundamental porque si estás cómodo haciendo algo, te costará cambiarlo, pero en el caso del deporte hay que experimentar y probar todo antes de juzgarlo.

 4.- Rodéate de los mejores.

Si tienes que someterte a una intervención quirúrgica, seguro que querrás estar en manos de los mejores. Con el deporte igual. No confíes en cualquiera y rodéate de los mejores profesionales que más se adapten a tus necesidades y objetivos. Rodéate de los mejores entrenadores, coach, compañeros de entrenamiento y de los mejores profesionales en su sector. Y si se trata de profesionales en el sector de la salud, con más razón.

 5.- Equípate con el mejor material deportivo.

Y no solo me refiero a la equipación de ropa deportiva ni herramientas ni accesorios del deporte que elijas, sino algo muy importante y que en el algunas ocasiones pasamos por alto. Por ejemplo, las gafas deportivas. Mi calidad de vida en el deporte cambió cuando me enteré que las gafas deportivas ya se pueden graduar. A día de hoy, antes de comenzar a correr, jugar al pádel o navegar, lo primero que hago después de calzarme es coger mis gafas deportivas graduadas según el deporte que vaya a practicar. Ya forman parte de mi equipamiento deportivo. Puedo asegurarte que desde entonces ha cambiado mi forma de hacer deporte, de competir y, lo que es más importante, de disfrutar el deporte.

 6.- Cuida la alimentación.

En la pirámide del éxito deportivo la alimentación ocupa la base. Un gran porcentaje del éxito reside en lo que comes. La dieta es un estilo de vida, no un mes al año. No se trata de restringir, sino de aprender a comer mejor y más pausado.

7.- Si te caes, vuelve a empezar.

El verdadero éxito no es lograrlo a la primera. El éxito auténtico es caer y tener fuerzas para levantarse y cada vez que caigas debes acordarte del punto uno de esta lista. Para lograr nuestro objetivo tenemos que aplicarle constancia y paciencia, además de trabajo pues esto es lo que realmente nos ayudará a conseguirlo.

¿Estás preparad@ para conseguir tu objetivo? Comienza ya, la clave de tus resultados es dar el primer paso.

Pedro Martínez Ruíz

Asesor en Coaching Deportivo | LensSport

 

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de pautas de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This